La cantante nacida en  Manabí, pero radicada en Quito  desde hace 13 años, promociona el tema 'La bocina', un fox incaico.

La Toquilla revive la música nacional con una fusión de requinto, guitarras eléctricas y loops electrónicos

Redacción / Guayaquil

Hasta finales del año pasado Alejandra García no tenía planes de lanzar un proyecto musical como solista. De hecho, sus días transcurrían entre ir a la oficina en las mañanas y ya por las noches cantar en el bar Swing de Quito, ciudad donde lleva 13 años radicada.

No obstante, cambió de parecer cuando un día aceptó tomarse un café con Hugo Ferro, uno de los integrantes de Chaucha King.

De esa conversación que mantuvieron, sin proponérselo, surgió la posibilidad de dejar de cantar 'covers' para pasar a la música nacional, pero con toque moderno.  "Él me preguntó qué onda con la música y le respondí que siempre busqué hacer algo diferente y que ya no quería el pop.

Al ver que tenía el panorama tan claro le propuse que fuese mi productor. Inicialmente me dijo que no, porque nunca antes estuvo en ese plan, pero cuando me acompañó a mi show al siguiente día me contactó y aceptó", recuerda la intérprete portovejense.

Desde entonces cuenta que empezaron a trabajar en el proyecto, el cual la ha llevado a perder su nombre de pila por el de La Toquilla. "Como habíamos descartado la posibilidad con mi nombre buscamos algo ícono de mi tierra, Manabí, como el sombrero de paja toquilla, para que me representara", explica la intérprete que proviene de una familia de músicos. Su mamá es vocalista de la Orquesta de Los Hermanos Mera.

El siguiente paso fue trabajar en su primer sencillo con el que haría su debut. Para ello cuenta que -junto con su productor Hugo- eligieron el foxincaico 'La bocina'.  "Con este tema, que pertenece a una parte de la Bibiloteca Nacional, queríamos hacer una apología de La Toquilla, es decir mostrar quién soy y qué ofrece mi concepto musical, por ejemplo mostrar los elementos de la modernidad que manejamos al tener la guitarra eléctrica, así como muchos loops electrónicos y el infaltable requinto. Aquí seguimos conservando el tempo, la melodía y la voz popular con el gallito ecuatoriano porque queremos que nos crean".En cuanto a la pinta que proyecta al usar 'leggins' (pantalones de cuero), chaquetas y tacones, dice que "la imagen que quiero vender es la de una mujer joven con estilo, porque mucha gente que no me conoce puede pensar que soy la señora de las lentejuelas, gordita que canta música nacional.

La idea es que una mujer de 30 años pueda cantar música de su  país sin que sea cholo o de mal gusto. Por eso entre mis músicos tengo a un metalero quien toca la guitarra y él -sin perder su esencia-toca música nacional; lo mismo pasa conmigo, no tengo que tener una imagen acartonada".

Y la 'Bocina' es solo uno de los doce temas que compone su primer disco que ya grabó y con el que intenta reavivar lo que han hecho nuestros autores. "Con nuestro proyecto lo que le damos es un tinte de modernidad, y que se vuelve más interesante para los jóvenes. Quiero que me posicione a nivel nacional, y sé que el camino es largo pero no lo quiero caminar sola".

Otro de los objetivos de La Toquilla es el que se identifiquen muchas mujeres guerreras que han salido adelante. "Sobre todo las divorciadas que han tenido que duplicar sus horas de trabajar como a mí me tocó hacerlo al acudir por las mañana a una oficina y en las noches cantar en un bar, para poder mantener a mi enano (su hijo Juan Sebastián, de 8 años). Pasar momentos dolorosos de los cuales nos hemos levantado. Que uno no necesita de un hombre para salir adelante y eso está cien por ciento comprobado", asegura la intérprete que proyecta su carrera musical enfocándose en revivir la música nacional con una dosis de modernidad.

Fuente: El Telegrafo

Visitas 61560

latoquillaproducciones@gmail.com • TELÉFONO: + 593 9 8842 2220